21435616_1921841391391152_2512024851288424448_n

BARAJAR Y DAR DE NUEVO

Por Sol Dellepiane

Fotos Arq. Daniela Mac Adden

 Refaccionar una casa urbana de espectacular factura a mediados del siglo XX es un desafío interesante para cualquier arquitecto. Si a eso se suma que el encargo provenga de un cliente que combina en dosis justas genuino interés en el proyecto y un respeto profundo por el saber de los profesionales involucrados, la demanda pasa a ser ideal. Con el matrimonio que lo convocó, sus hijas adolescentes, él mismo –puro talento espacial­ y esto no lo dice él sino nosotros que lo hemos visto desarrollarlo desde la primera fila– y el staff de su estudio, entre los que Martín Zanotti destaca a los arquitectos Silvana Pizzoni como responsable de la dirección de obra y a Klaus Madsen como administrador, se armó un equipo de trabajo absolutamente perfecto. “Lo primero fue limpiar, retirar una serie de revestimientos y agregados atroces aparecidos en una reforma anterior, para dejar la casa en su estado original. Hicimos a nuevo las cañerías, las instalaciones de aire y calefacción central, colocamos un ascensor. Trabajamos las medianeras y restauramos los techos de zinc y las mansardas de pizarra. Pusimos en valor paredes, pisos y cielorrasos para devolverles juventud y calidad. Y nos tomamos algunas licencias, como convertir un baño de mármol verde enorme y muy dudoso en un family-room que funciona como acceso a los dormitorios de la primera planta; o eliminar el bar irlandés que dominaba el último piso para instalar las suites de las chicas”, describe Zanotti. A lo largo de reuniones semanales, los comitentes supieron transmitir con claridad sus ideas. “Siempre pidieron ambientes con mucha personalidad y color, cálidos, descontracturados y aptos para el uso diario”. El arquitecto, en tanto, supo dar respuesta a esos requerimientos y salir airoso del reto de equipar una casa con diseño europeo de vanguardia sin que parezca un catálogo. Quizás la armonía a la vista sea un resultado permanente de la que reinó durante el partido.

Un sector de la recepción se ambientó con una alfombra Eden Queen de la colección Signature de Moooi, sillón y banqueta Aston de Minotti en color verde pato, silloncito Archibald de Poltrona Frau y mesita Recipio en laca negra de B&B. La gran apuesta del comedor es el muro en palisandro de la India de Vigano: no se necesitan cuadros. De la misma madera preciosa se hizo la tapa de la mesa diseño del estudio, acompañada de sillas Montera de Poltrona Frau, araña Branching Bubble de Lindsay Adelman y consola en laca negra Alcor LX Maxalto para B&B.

 

 

En el dormitorio de los dueños de casa, cama Febo de B&B en terciopelo gris con pespuntes en color perla, banqueta de MP en terciopelo mostaza con tachas negro empavonado, mesas de luz de Hábito y escritorio de Poliform. El cuadro es de Patrick Glascher (Galería Praxis). Los almohadones se confeccionaron con linos de Ronchamp, la ropa de cama es de Liliana Tótaro y el plafón es un Vibia español de Iluminación Agüero. Las cortinas de toda la casa, Kinnasand.

En la cocina predomina la sobriedad del negro en el porcelanato Eco Dark SBG y en el equipamiento de laca Anthracite con puertas tablero Classic de SieMatic que emulan el estilo de la cocina primitiva. Mesa portentosa de Pablo Ledesma, en una sola pieza de lapacho con banquetas Montero de Poltrona Frau. Sobre ellas…

Cada una de las hijas de los dueños de casa tiene su cuarto en suite conectado a un playroom y a una terraza. La caja arquitectónica debió rehacerse, se intervino el techo y se crearon lucarnas. Uno de ellos se ambientó con una cama de Restoration Hardware tapizada en pana de algodón gris y una cómoda rosa de la línea Provence de Roche Bobois. La blanquería es de Frette. El escritorio, de Dash. Para el baño …

 

Los célebres arquitectos Pater y Morea proyectaron esta casa para el Barrio Parque de los años 40. En su reciente reforma, Martín Zanotti buscó devolverle su clasicismo y calidad sumando un interiorismo contemporáneo. Alejandra de Dominicis se ocupó del paisajismo. El antiguo garage fue convertido en galería. Martineau reconstruyó los pavimentos exteriores imitando los originales y Casa Galo aportó faroles y herrajes. En el hall de entrada, mármoles de Carrara recuperados y papel Vescom de Kalpakian para las paredes. La puerta anticipa el color carrubio de los Chesterfield del living.