Cuando el espíritu de diseño invade París

D&D Mundo

Maison & Objet

Por Philippe Deroy

Los últimos días del verano boreal siguen aclimatando las terrazas de los cafés parisinos, pero septiembre no deja de ser el momento ideal para descubrir las novedades para la casa, las exposiciones de diseño y las tendencias en amoblamiento y objetos decorativos. La feria Maison & Objet marca el inicio de esa rentrée del diseño puntuada por varias actividades en toda la capital. En los pabellones de la exposición las mejores marcas de la industria revelan fabulosos objetos, muebles, luminarias, vajilla, textiles, complementos de arquitectura y más. Esta edición estrenó un nuevo concepto: M&O and More (MOM), así como una plataforma digital que agrupa una verdadera comunidad del diseño y la convierte en un polo de tendencias no solo en artículos de decoración sino también en inspiraciones e influencias para los interioristas y arquitectos.

 

Laboratorio de tendencias

La exposición conforma un panel de productos que convivirán en los escaparates de las tiendas de decoración en los próximos doce meses; recorrerla es impregnarse de imágenes, sensaciones, colores y materiales que inspiran. Los textiles para la mesa, la cama y las cortinas siguen con estampados vegetales y colores vivos, las reminiscencias étnicas están muy vigentes y predominan el naranja y bordó. Para pisar se favorece la suavidad del fieltro de lana en alfombras pero también su absorción acústica en mamparas divisorias y hay originales trenzados de fibras plásticas para carpetas in&out doors. El mobiliario tiende a mostrar líneas clásicas, algunos aparadores con detalles barrocos y sillones más bien cuadrados y profundos. Lo más atractivo es la mezcla de detalles metálicos con pátinas brillantes o cepilladas, con maderas laqueadas y también desgastadas, o hasta quemadas. Las piedras pulidas o rústicas así como los cementos encerados son los favoritos para mesas bajas y de arrime. En iluminación, las lámparas y arañas son de bronce combinado con negro u algún color intenso, predominan las formas orgánicas con líneas delicadas. Los objetos decorativos son de cobre o mármol y la vajilla se adorna de porcelanas decoradas con detalles dorados y plateados.

 

Un grupo de creativos del mundo del diseño, la moda, la comunicación y el marketing analiza cada año la oferta de los expositores y desarrolla una temática general a la manera de un hilo conductor en la abundancia de productos. El espacio que presentaron se llamó House of Games (casa de juegos), un universo de signos, formas, colores y relatos basado en los juegos de mesa, de azar y de circo. Esta estética lúdica pero también misteriosa propone teatralizar el ambiente, transformar la casa en un salón maximalista repleto de objetos bellos y bizarros, de referencias a un mundo imaginario donde podríamos estar tomando el té con el conejo de Alicia en el país de las maravillas. Hay animales de tela que decoran estantes de bibliotecas victorianas, taburetes en forma de piezas de ajedrez, papeles de pared como un collage dadaísta y platos decorados con trompe l’oeil botánicos. Fusionar las épocas, los estilos decorativos, yuxtaponer elementos heteróclitos requiere de un gran profesionalismo para no caer en una simple acumulación de local de baratijas o depósito de casa de remates. Otra instalación espectacular fue el bosque de luces The Forest of Resonating Lamps, inventado por el colectivo Team Lab, que logró una síntesis entre arte, ciencia, tecnología y creatividad.

 

Como contrapartida, el hall de los proyectos y complementos mostró una estética mucho más tranquila donde se pudieron apreciar las nuevas terminaciones en arquitectura e interiorismo. La tecnología permite un uso cada vez más versátil de las materias primas; los mejores exponentes se exhibían en una gran biblioteca donde se vio desde telas de raíz vegetal hasta finas marqueterías de maderas recicladas y azulejos de latón. Los jóvenes talentos, considerados como neo artesanos, son fieles ejemplos del cruce entre diseño, tecnología y tradición artística. Seis incubados de los Ateliers de Paris presentaron sus trabajos, que ya fueron editados por tiendas y galerías, así como prototipos en búsqueda de un desarrollo industrial. También se destacó la labor y trayectoria de la británica Ilse Crawford, elegida creadora de la temporada, quien puso en escena un espacio de networking para profesionales de la industria, interioristas, arquitectos y retailers. En el Studio Ilse tuvo lugar la reunión de asociaciones internacionales de decoradores, durante la cual representé a DArA (Diseñadores de Interiores Argentinos Asociados) que además forma parte del jurado que propone los jóvenes talentos latinoamericanos, destacados en la edición americana de Maison & Objet en Miami.

 

Paseos urbanos regidos por el diseño

El Paris Design Week logró en su sexta edición ser un evento cultural de referencia que congrega a los aficionados a través de recorridos en cinco barrios de la ciudad. Muchos de los diseñadores cuyos trabajos para marcas se exponen en la feria, presentan nuevas versiones, prototipos y objetos únicos en los showrooms y galerías. Hay elegantes cocktails en prestigiosas tiendas donde los directores creativos de esas grandes manufacturas ambientaron las nuevas propuestas de su best-sellers y develaron el mueble de la temporada. Patricia Urquiola decoró el flagshipstore de Cassina con los icónicos muebles de Le Corbusier y Charlotte Perriand en nuevos tintes de laca y géneros; se destacaba la silla Ico de Ora Ito, que combina madera y cuero en una sola pieza. Magis, otro pope de la industria, celebró su cuadragésimo aniversario con una instalación de sus sillas y bancos en el hall del Centre Pompidou. Esta dispersión del diseño en lugares públicos llegó hasta los distinguidos salones del emblemático Plaza Athenée, donde los muebles con siluetas de animales poblaron rincones inesperados. Otro hito de la temporada es el slow design, que revaloriza las técnicas y estéticas perfectas de objetos lentamente producidos por artesanos calificados. El artista Olivier Gagnère con sus magnificas piezas de porcelana creadas para la manufactura japonesa de Arita en la Galerie Maeght, los géneros tradicionales provenzales de Les Olivades reinterpretados por Nathalie Du Pasquier en la Galerie Bouvier le Ny y nuestro compatriota Christian Mohaded con sus cuencos de cerdas en la Galerie S. Bensimon, se erigen como fieles representantes de esta tendencia. El savoir-faire de los artesanos encontró un nuevo espacio donde explayar sus mejores ejemplares en el recién inaugurado concept store Empreintes, que cuenta con tres pisos curados con lo mejor del universo artesanal francés. Para ser elegidos, los autores deben haber dibujado y producido manualmente sus obras; también las tienen que haber realizado cien porciento en Francia. A la vera del Sena en el Quai d’Austerlitz, la Cité de la Mode y du Design fue una vez más la sede de la expo Now! Le Off, verdadero semillero de los inventores del mañana que exponen sus primeras realizaciones.

 

La decoración celebrada en los museos

En el Museo de Artes Decorativas ubicado en el Palacio del Louvre se inauguró una retrospectiva sobre el trabajo multifacético del galo Roger Tallon, padre de los interiores de los trenes modernos europeos como el TGV y el Eurostar, pero que también elaboró luminarias, envases y recipientes, gafas, cubiertos y loza. Ese artista humanista dibujó mobiliario, relojes y tipografías que son referentes de la estética moderna de los años 1960-70. Bajo los oros y las boiseries de la antigua Casa de la Moneda de Paris, una decena de interioristas tomaron posesión temporaria de los ambientes para ejercer su arte decorativo y explorar los recursos más rigurosos de la profesión. Cada talento puso en escena una colección. Las esculturas, cerámicas y yesos, los video art y sonidos narran la pasión de sus dueños ilusorios. Esos nexos entre obras de arte, familias de documentos u objetos temáticos se trasladaron a ambientes reales tales como una cocina, una sala de estar, un escritorio que se ven convertidos en gabinetes contemporáneos de curiosidades. Nuevamente el ingenio de la oferta parisina sorprende a los ojos más agudos y convierte a la metrópolis en una fuente de inspiración para un decorador explorador de tendencias que busca enriquecer su estilo.



No hay comentarios

Añadir más